Iniciar Sesión

RADIOFRECUENCIA TONIFICACION Y REDUCCION

¿Qué es la Radiofrecuencia?

Este tratamiento sirve para corregir y revitalizar la piel en cuanto a textura, debido a problemas de flacidez. Esta terapia consiste en estimular los fibroblastos a través del calor intradérmico, este efecto contribuye en la regeneración total del colágeno, obteniendo, como resultados una piel más joven y elástica, este elemento penetra en la dermis sin ocasionar ningún daño.

Otros beneficio importante es que alimenta la circulación de los vasos sanguíneos y en cada zona que se trata mediante las sesiones; el sistema linfático y todo el sistema arterial y venoso se revitaliza mediante este método. Podemos usar la Radiofrecuencia como método de cura o de prevención en pacientes.

 

¿Por qué sería bueno elegir la Radiofrecuencia?

Este método de terapia estética ayuda a la piel en cuanto a la prevención y generación de aparición de celulitis y de flacidez en la piel mediante una serie de sesiones que el especialista vea conveniente en someter al paciente.

Lo bueno de todo ello es que los resultados son óptimos y sobre todo rápidos. Muchos pacientes, por lo general de sexo femenino, recurren a este tratamiento para soluciones en el problema de contorno de ojos, bolsas en los parpados, reducir las papadas, cejas y demás. Es importante resaltar que la radiofrecuencia nutre y oxigena las células.

 

¿Qué es la flaccidez?

En términos médicos, la flaccidez es la alteración de la elasticidad de la piel de los músculos, debido a trastornos en los fibroblastos células encargadas de producir colágeno y elastina.
La flaccidez se presenta comúnmente por dos diferentes condiciones:
Con la edad, ya que en medida que envejecemos, la producción de colágeno va disminuyendo, dependiendo mucho de nuestro estilo de vida y cuidados en nuestra piel.
Después de haber forzado los tejidos al ganar peso rápidamente o en cantidad, ya sea por descuido o por embarazos, periodos en los que la piel, se estira exageradamente por el crecimiento desmesurado de dichas partes, y que son incapaces de recuperar por si mismas su estado original.

 

¿Cómo funciona la radiofrecuencia?

La radiofrecuencia ejerce en el tejido una resistencia, la cual será apreciada como calor, specíficamente en la parte profunda de la dermis.
Esto se deriva del aumento del flujo sanguíneo en la zona tratada, lo que trae consigo una mayor antidad de oxígeno y eliminación de toxinas que afectan la piel.
Además de esto, el calor generado tendrá como efecto inmediato la contracción del colágeno, lo cual niciara su re-estructuración a nivel profundo, disminuyendo notablemente las arrugas, mejorando la uminosidad, textura de la piel y principalmente disminuyendo la flaccidez, provocando un efecto ifting.
Finalmente, la estimulación en la circulación provoca una reducción del edema en los casos de celulitis y la consiguiente disminución de volumen y compactación del tejido conectivo.

 

¿En consiste una sesión de radiofrecuencia?

La duración del tratamiento, es variable dependiendo del área a tratar. Las zonas pequeñas como brazos o abdomen suelen realizarse en 20 minutos, y zonas más amplias como piernas o glúteos puede prolongarse hasta 40 minutos por sesión.
El procedimiento es sumamente sencillo y relajante, compuesto por una serie de masajes en la zona tratar, durante los cuales la sensación del paciente es un efecto de calor generado por Radiofrecuencia en la dermis, que provoca los beneficios ya mencionados.
Es muy importante el tratar una zona la vez, para de esta forma lograr el calentamiento adecuado y así obtener los mejores resultados.

 

¿Qué puede esperar de la radiofrecuencia?

Una vez terminada la sesión notará una piel más firme en la zona tratada y con una mejor textura.
Recuerde que la combinación de tratamientos, recomendados por el profesional, le llevará a obtener mejores resultados.
Lo que se logra es una re-estructuración del colágeno profundo, lo cual se vuelve una gran ventaja pues no es un resultado temporal, sino de gran duración, ya que a partir de este punto la piel retomará su proceso normal de envejecimiento, para lo cual se recomienda una sesión de mantenimiento trimestral o lo más semestral con el fin de mantener los resultados por más tiempo.